SANIDAD EN LA CRÓNICA, SANIDAD SANA

Violencia de género en el contexto sanitario.

La Organización Médica Colegial, a través de su Observatorio Nacional de Agresiones a sanitarios, divulgó hace unos meses los datos de agresiones a médicos durante el año 2018. En total fueron 490 médicos los que sufrieron agresiones, considerando como tales las amenazas, insultos y lesiones que fueron comunicadas al Colegio de Médicos.

El Observatorio obtiene datos desde el año 2009 y los clasifica por edad, género, especialidad, tipo, consecuencias. Señalemos algunos de ellos aunque tengamos en cuenta que estos datos son parciales, ya que todos sabemos que muchas de estas situaciones no son comunicadas.

Empezaremos por la curva de evolución anual de los mismos: el número absoluto de las mismas aumenta a partir del año 2016: pasa de 344 en 2015 a 495 en el 2016, 515 en 2017 y baja a 490 en 2018. La propia OMC relaciona el aumento con la época de recortes.

El 46,1% de estas agresiones se producen por discrepancias en la atención médica, el 11,4% por el tiempo que se tarda en ser atendido, el 11,1% por no recetar lo deseado por el paciente, el 10,3% por temas relacionados por la baja, el 9,2% por discrepancias personales, el 6,1% por el mal funcionamiento del centro y el 5,8% por informes médicos no acordes a sus exigencias. Entre las consecuencias se destaca, el aumento de
bajas médicas del profesional, sobre todo por daño psicológico.

A la vista de estos porcentajes la OMC ya había señalado en otras ocasiones que muchos de estos casos se relacionan con el aumento de las listas de espera, la escasez de recursos humanos y la masificación en consultas. Si nos fijamos en el aumento de las agresiones, a lo largo de los años, observaremos que este se eleva a expensas de las dirigidas hacia el personal femenino, bajan las dirigidas hacía los hombres. En 2018 el
59 % de las agresiones fueron a mujeres, un 7% más que en 2017, el 2,2 por mil de los colegiados, frente el 1,6 por mil de los hombres.

Los datos nos permiten afirmar que detrás de las agresiones a médicos existe un componente importante de violencia contra la mujer. Recordemos que las Naciones Unidas definen esta como «todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, tanto si se producen en la vida pública como en la privada», a pesar de que en la actualidad existe un tendencia a olvidarlo y confundirlo deliberadamente. No olvidemos que la violencia de género no solo se da en contexto familiar, sino también en el laboral y, por supuesto, en el sanitario… y que nuestra lucha para evitarla ha de ser un objetivo prioritario.

Esperanza González Martín

Publicado en Crónica de Salamanca

3 septiembre, 2019

About Author

espe