Negatif
SALUDOS MIL

Sostenibilidad sanitaria y modelo asistencial

 

Desde hace tiempo venimos oyendo que la asistencia sanitaria no es sostenible y que son precisas profundas reformas que permitan incorporar otros modelos de gestión diferentes de la pública. Tras ello generalmente se esconde una propuesta encubierta de gestión y provisión privada. Se cuestionan numerosos aspectos del modelo sanitario público, pero muy pocos cuestionan los cambios acaecidos en las últimas décadas donde los grandes hospitales de agudos no sirven, o son muy caros, para atender la patología más prevalente: las enfermedades crónicas.

Un tercio de la población española padece alguna enfermedad crónica y más de 7 millones de personas más de una simultáneamente. El 80% de las consultas de atención primaria y el 60% de los ingresos en grandes hospitales son producidos por enfermedades crónicas. Estas suponen el 75% del gasto sanitario. El envejecimiento de la población hace esta tendencia imparable: cada vez habrá una población más envejecida, con mayor número de enfermedades crónicas y que demandará más recursos, lo que puede estrangular el sistema sanitario público, con o sin crisis económica.

El modelo asistencial no ha cambiado en los últimos 40 años y seguimos teniendo un sistema que desprecia la prevención (único factor capaz de cambiar la tendencia) y desde el punto de vista asistencial permanece organizado para atender patologías agudas. Obviamente se ve obligado a atender patologías crónicas, pero con dos limitaciones: es incomodo para los pacientes y muy caro para el estado. Es un sistema poco eficaz y muy ineficiente.

Es preciso reorganizar la asistencia sanitaria desplazando recursos desde los hospitales para agudos a modelos integrados de todos los recursos asistenciales disponibles: sanitarios y de servicios sociales. Estos modelos dirigidos a la atención a pacientes crónicos y que integran todos los recursos, presentan dos ventajas: los pacientes se sienten más atendidos (reciben una atención continuada en su propio medio, en residencias asistidas o en hospitales para crónicos) y son mucho más baratos. En términos de gestión este modelo es mucho más eficaz, pero también más eficiente.

Miguel Barrueco.

Publicado en “El Adelanto”, 21 Agosto 2010

22 agosto, 2010

About Author

miguelito