Salud a diario, SANIDAD SANA

No me ha querido dar cita

“NO ME HA QUERIDO DAR CITA”
Tras llamar al siguiente paciente, la médica abre su historial y lee las últimas palabras que escribió en la visita anterior: “revisión en tres meses”. Doce meses después de aquello, se abre la puerta y entra un hombre de mediana edad que replica con sarcasmo “veo que no ha querido verme en todo este tiempo porque no me ha dado cita hasta hoy”.

Tiene derecho a estar enfadado. Nueve meses de retraso es del todo inaceptable en cualquier sistema sanitario que se precie. Lo que no parece saber, es el nulo papel que ocupa su doctora en el servicio de citaciones del hospital. Ella ni cita ni descita a nadie. Solo escribe “revisión en tres meses”, y el paciente pasa a formar parte de ese magma de citaciones pendientes. Ya no hay más criterio médico en la decisión de citarle en cuatro, seis o doce meses. Tanto es así, que si nuestra médica quisiera agilizar la realización de una prueba o valoración por otro profesional, probablemente tendría que recorrerse el hospital buscando a su colega para “pedirle por favor” que le citen con preferencia. Ese tipo de actitudes no deberían ser necesarias, porque no es un favor lo que el médico está pidiendo, sino un derecho que el paciente tiene. Y sin embargo, en Salamanca es el pan nuestro de cada día.
Si bien no es el único problema, la reducción millonaria del presupuesto para la sanidad pública está impidiendo que el sistema sanitario se adapte a la población actual, más envejecida y con mayor necesidad de atención.
Muchas veces nuestros pacientes nos presuponen influencias que no tenemos, y no son conscientes de la presión que ellos pueden ejercer para cambiar la situación, sobre todo cuando se constituyen en asociaciones de pacientes.
Exigir una sanidad pública de calidad es responsabilidad de todos.
Alicia Alonso

Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública
03 Noviembre 2016

12 noviembre, 2016

About Author

alicia