SANIDAD EN LA CRÓNICA

La sanidad es un lujo

“LA SANIDAD ES UN LUJO”

En el caso de las listas de espera se tiene la sospecha de que los pirómanos son los que quieren aparecer como los bomberos.
Parece que lo que se pretende en el fondo es sembrar la desconfianza de los ciudadanos hacia la Sanidad Pública. Se empieza argumentando sobre la necesidad de la eficiencia: Primero y principal cerrar el grifo a los “inputs” , tanto en recursos humanos como en recursos materiales, con lo cual es imposible mantener el mismo nivel de “producción” (de eficacia y de eficiencia asistencial, tratándose de la Sanidad ) , pero se vende como un éxito la bajada en “el gasto” presumiendo de “rigurosos” y “austeros” gestores. Como si se estuvieran fabricando bicicletas.
¿Y cómo afecta a las listas de espera esta reducción de plantillas, de camas y, como consecuencia, de procesos o actividades, junto con la derivación a la Privada de parte de esa actividad? Pues afecta negativamente porque NO SE REDUCEN, simplemente constatamos que los recursos económicos pertenecientes a la Pública y que deben mantenerse en ella, se pasan directamente a la Privada. ¿Tiene esto sentido? Si, cuando se cree que con la salud también se puede hacer negocio. ¿Qué otra explicación puede haber?
El objetivo buscado es: Conseguir que la opinión pública rebaje su valoración sobre la Sanidad que proporciona el Estado, e inclinar a aquellos ciudadanos que puedan a suscribir seguros privados.
Mientras tanto, seguiremos en general con plantillas insuficientes que ven incrementada su jornada laboral sin compensación económica, sin promoción planificada, y observaremos a una minoría privilegiada que mejora, en el sentido económico , su situación.
Luego nos extrañamos de las “mareas blancas” y del descrédito de los políticos responsables que se alinean con algunas opciones.
Por lo que nos afecta, los ciudadanos, mayoritariamente, deberíamos formar parte de esa “marea”.
Clara Argüello. (Asociación para la defensa de la sanidad pública de Salamanca)
21 febrero 2015

21 febrero, 2015

About Author

clara