El Norte de Castilla

Idomeni o Argelès sur Mer

Mi trabajo como médico consiste en ayudar a mis pacientes a mantener la salud o a recuperarla cuando la pierden. Pero intento no olvidar las condiciones en las que se desenvuelve la vida de otras gentes, a veces lejanas físicamente, pero a quienes siento muy próximas y de las que en parte me siento también responsable.
Les hablare de ellas.
Siguen abandonadas. Ha pasado el invierno y lo único que hemos hecho ha sido ponerles vallas, lanzarles gases lacrimógenos, amenazarlas con devolverlas a Turquía o devolverlas directamente y dispararles aunque sólo sea con pelotas de goma.
La Europa Unida no es capaz de acoger a los que huyen de la guerra ni de buscar medidas que terminen con el conflicto, al menos en Siria. Se que es tremendamente complicado y que Siria se ha convertido en una encrucijada de intereses y en campo de batalla de conflictos diversos, pero no puede ser que la Unión Europea no sea capaz de promover y difundir valores de paz, democracia , fraternidad. Que sea una tarea muy grande no es óbice para empezar a trabajar y no hay excusa cuando se abandona a seres humanos a un destino de muerte. Porque ese es su destino. Hay miles de menores de edad que viajan solos e incluso desaparecidos ( lo reconocen las autoridades alemanas) y… ¿ qué ha ocurrido con ellos? . …¿Trafico sexual, tráfico de órganos o simple desidia administrativa?… ¡Ojala sólo fuera desidia administrativa!
Pensémoslo. Abandonaron sus casas con lo puesto porque no hubo tiempo para recoger nada o porque todo había quedado destruido, caminaron cientos, miles de kilómetros, algunos cruzaron en embarcaciones muy precarias los brazos de mar que se interponían en su camino , nadie los acogió. Duermen donde pueden, muchas veces al raso, los niños, las mujeres , los hombres , los ancianos. Cruzan Grecia y en una pequeñísima localidad llamada Idomeni, en la frontera con Macedonia encuentran vallas, policías que no les dejan continuar. ¿Cuánto tiempo llevan allí? .¿ Por cuánto tiempo más?
Once mil personas al menos , digámoslo con números.., 11.000 personas . Intento imaginar una a una, con su vida, con sus amores, con sus miserias, con sus penas, con su dignidad . Algunos europeos valientes y decididos han acudido para ayudarles y las autoridades los persiguen, los amenazan o les detienen porque no quieren que nada se sepa, que no se hable de ello ; que vuelvan para atrás , fuera de la Unión Europea.
El Papa Francisco, él sí al menos, acude a Lesbos para intentar llamar la atención sobre los refugiados, acoge a tres familias. La Iglesia, la todopoderosa Iglesia Europea , la que celebra su fiesta mayor en conmemoración del nacimiento del hijo de una pareja a la que nadie acogió excepto unos animales en un pesebre, sólo acoge a un puñadito de refugiados…. ¿ Eso es todo lo que puede hacer la Iglesia Europea?.
Hace 77 años, al conquistar Cataluña las tropas franquistas rebeldes, muchos ciudadanos tuvieron que huir a refugiarse en Francia. Eran los meses de febrero y marzo. Hacía mucho frío. Era invierno. El Gobierno francés del momento los encerró en un campo de refugiados vigilado por tropas coloniales armadas. Entre ellos había militares, mujeres, niños. Muchos enfermaron. La tuberculosis y el tifus causaron mucho sufrimiento y muchas muertes. Fue en una playa de la costa mediterránea. Se llama Argelès sur Mer. Nadie los ayudó …, tal vez algunos franceses de buena voluntad… En aquel tiempo Europa estaba dominada por el fascismo. Y ahora…. ¿Quien domina Europa? .
Si la Unión Europea no interviene rápida y contundentemente para ayudar a los refugiados, que insisto, huyen de la guerra, es que la Unión Europea no existe.

Emilio Ramos Delgado. Asociación Para la Defensa de la Salud Publica.

6 mayo, 2016

About Author

Emilio