Salud a diario, SANIDAD SANA

Gobierno, Iglesia, aborto e hipocresía

Volveremos otra vez al aborto de riesgo y clandestino como en los peores momentos de nuestra historia que creíamos ya superados y al aborto con garantías sanitarias solo para quien pueda pagárselo en el extranjero. Vivimos nuevamente tiempos de contradicción e hipocresía confundiendo moral privada y moral pública. Frente a lo que se vaticinaba hace 28 años después de la primera Ley de interrupción voluntaria del embarazo y a pesar de lo que sus detractores auguraban, ésta no ha supuesto mayor número de abortos sino todo lo contrario y sí el que lo fueran con mayores garantías sanitarias, menor número de fallecidas por abortos ilegales y menor número de nacidos con taras graves incompatibles con una vida digna.

¿Deben regirse las leyes por las creencias de grupos religiosos ya sean católicos, judíos o musulmanes?. Regresaremos a una situación sin comparación en Europa y a la sumisión del Gobierno a los sectores más retrógrados de la sociedad y la Iglesia católica.
A casi nadie le puede parecer un progreso la necesidad de abortar pero la mayoría opina que por ello nadie debe ir a la cárcel. Existe gran hipocresía cuando a algunos de los mentores de la nueva norma, incluso los muy católicos, el problema les toca de cerca (un familiar, su pareja, su hija, “un desliz”…); si no lo aceptan, lo comprenden y miran para otro lado.
Esto se agrava con el abandono absoluto de la Ley de Dependencia y de las medidas anunciadas y nunca cumplidas por el Sr Gallardón sobre la protección social, laboral y económica de la mujer embarazada, sobre su dignidad y sobre el apoyo institucional a los graves trastornos que sufren algunos recién nacidos discapacitados, con graves taras, hereditarias o no, y parálisis cerebrales irreversibles pero no mortales.
El aborto había dejado de ser un acto antijurídico que sólo podía ser liberado de responsabilidad penal en determinados supuestos; debe ser una decisión íntima y personal que la mujer pueda tomar al inicio del embarazo sin tener que dar cuentas del porqué de su decisión.

Maximiliano Diego. 30 diciembre 2013

Publicado en  www.saludadiario.es

30 diciembre, 2013

About Author

maxi