El Norte de Castilla

Es momento de rectificar y recuperar

En las elecciones autonómicas y locales del día 24 de mayo la población ha pedido un cambio. A partir de ahora en las Cortes de Castilla y León se van a oír nuevas voces, es el momento de escuchar a la población de Salamanca que ha asistido de forma multitudinaria a tres mareas blancas sucesivas para denunciar la gestión sanitaria en nuestra provincia.

Aunque la Consejería de Sanidad siempre ha dicho que aboga por una sanidad pública para Castilla y León, la realidad es muy distinta. Desde la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública hemos denunciado en diversas ocasiones que con la excusa de la crisis y con los recortes del presupuesto sanitario público, se está produciendo un abandono progresivo del Sistema Nacional de Salud.
El deterioro del Hospital Clínico y de algunos centros de salud, los retrasos en las obras del nuevo hospital, la disminución de recursos humanos con jubilaciones anticipadas que no se renuevan y que han provocado listas de espera insostenibles, tanto en atención especializada como en atención primaria, la falta de actualización informática con una tecnología obsoleta que no se renueva, están deteriorando de forma importante nuestro sistema de salud.
Las soluciones que plantean nuestros gestores, como la externalización de pruebas diagnósticas o la derivación de pacientes a la medicina privada para intervenciones quirúrgicas, son medidas que no suponen ningún ahorro y que debilitan aún más la sanidad de nuestra provincia.
Ha llegado el momento de frenar el progresivo deterioro de la sanidad pública en Castilla y León. Es urgente tomar medidas que devuelvan a nuestro sistema de salud la calidad que tenía, es preciso reconstruir el modelo sanitario antes de que el daño sea irreversible. Es el momento de la rectificación.
Para ello es imprescindible racionalizar el gasto; potenciar la atención primaria como eje del sistema y alternativa a los recortes para salir de la crisis, incrementando sus recursos, mejorando así su capacidad diagnóstica y terapéutica; llevar a cabo una política basada en la promoción de la salud, frente a la actual medicalización y utilización de recursos tecnológicos; realizar una política de personal que acabe con los recortes y la falta de reposición de las jubilaciones; recuperar las externalizaciones de servicios sanitarios y acabar con la denigrante derivación de pacientes a consultas privadas.
Como decía el comunicado de la Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública, los salmantinos están preocupados y estarán atentos a los problemas que atañen a su sanidad pública.
José Generoso Gómez
Junio 2015
ASOCIACIÓN PARA LA DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA DE SALAMANCA

9 junio, 2015

About Author

gene