Asociación para la defensa de la sanidad pública

¡ASÓCIATE! rellenando este formulario o llamando al teléfono: 913339087

Síguenos en:

Síguenos en:

Asociación para la defensa de la sanidad pública

¡ASÓCIATE! rellenando este formulario o llamando al teléfono: 913339087

Dada como soy a crear listas (Decálogo del paciente hospitalizado, Feliz Sanidad Nueva), y copiando la idea del título de un documento que ha elaborado la Sociedad Española de Medicina Interna, se me ha ocurrido elaborar una nueva lista con los adjetivos que deberían adornar al hospital del futuro en cualquier lugar del mundo.

El hospital del futuro debería ser…

Un hospital comunitario, que fomentara las relaciones con la comunidad, integrando las asociaciones de pacientes en la toma de decisiones, fortaleciendo la comunicación con la Atención Primaria, favoreciendo la continuidad asistencial y el trabajo en equipo.

Un hospital humanitario. Recuerdo ahora el Plan HU-CI, que surgió hace años para humanizar las UCI de nuestros hospitales. En ese sentido, continuar fomentando medidas humanitarias: favorecer el acompañamiento, saber escuchar, tratar con respeto y educación al paciente, contar con él en la toma de decisiones, cuidar la privacidad…

Un hospital hospitalario. Desgraciadamente, el hospital es percibido por los pacientes como un mundo hostil desde que atraviesan la primera puerta (porque luego le quedan muchas más). Si el hospital es nuevo, como nos ocurre a nosotros, los pacientes de más edad, acostumbrados al hospital antiguo, ahora se pierden fácilmente y echan en falta algunas indicaciones, sobre todo en las plantas de hospitalización. Si están ingresados, hay muchos motivos que les impiden el descanso: la falta de silencio, un compañero de habitación que esté muy grave, la toma de constantes demasiado temprano, la medicación nocturna… Hay medidas muy sencillas que podrían mejorar todo esto.

Un hospital multidisciplinario. Los pacientes con pluripatología crónica son los que más se benefician de la atención por equipos multidisciplinares. Estos equipos proporcionan una visión integral que abarca no solo la estabilización de la enfermedad aguda, sino, además, toda la vertiente más social del paciente: prevenir la fragilidad, valorar la dependencia, educar a los cuidadores, favorecer la estancia en su domicilio…

Un hospital ‘telediario’, en el sentido de la información compartida: que haya una comunicación fluida entre todos los profesionales que atienden al paciente. Recuerdo un artículo que ejemplifica claramente lo que estoy diciendo y que se titulaba Y, sobre todo, no se mueva, no vaya a ser que pase el médico, haciendo alusión a que el paciente era el único que sabía cuándo le hacían tal o cual prueba y que tenía que ser él el encargado de comunicarlo a todos los profesionales que le atendían.

Si luchamos para que un hospital (da igual el que sea) esté dotado de adecuados profesionales y recursos tecnológicos, ¿no deberíamos también mejorar la parte más humana de nuestros hospitales?

Gloria Alonso

Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp