Salud a diario, SANIDAD SANA

Carta a los Reyes Magos de un médico de atención primaria.

Queridos Reyes Magos:

Trabajo en un centro de salud urbano y este año me he portado muy bien. He sustituido a mis compañeros cuando se han ido de vacaciones sin protestar y he procurado no tener mucha lista de espera.

Aunque tengo que reconocer que cuando he tenido que acumular la consulta de otro compañero o me he ido de vacaciones el tiempo de espera se me ha ido a cinco días; pero algunos de mis compañeros han llegado a tener hasta una semana de demora por las mismas causas.

Por ello, os quiero pedir en primer lugar que me traigáis una adecuada política de recursos humanos que acabe con la sobrecarga de trabajo en el medio urbano y la mala organización a nivel rural. Porque para que un sistema de salud funcione es imprescindible que la Administración cuide a su personal sanitario, que es quien, en definitiva, atiende la salud de la población.

Sin embargo en los últimos años estamos asistiendo al maltrato constante de la Administración a sus médicos y enfermeros, no queriendo abordar un nuevo mapa sanitario acorde con la realidad actual y dedicándose a especular con las plazas que van quedando en las sucesivas jubilaciones con contratos precarios o comisiones de servicio, en vez de ofertarlas a nuevos interinos.

En segundo lugar, necesito un eficiente funcionamiento de la Atención Primaria. Para ello, es imprescindible volver a las 35 horas de trabajo; porque comenzamos a acumular las vacaciones de los compañeros por la crisis, pero dicen que la crisis ya ha pasado y nosotros seguimos haciendo 37 horas y media, con la pérdida de calidad en la atención que ello conlleva.

Necesito una historia clínica informatizada común con Especializada, en lugar de las historias actuales, Medora y Jimena, que nunca van a ser compatibles y tarde o temprano tendrán que cambiar.

Me gustaría que me consiguierais transparencia en las listas de espera para primera consulta de especialista, pues cada vez que derivo un paciente no sé el tiempo que van a tardar en verle, y por eso, en muchas ocasiones, los pacientes acaban en Urgencias. Hace años teníamos información puntual de los tiempos de demora de cada especialidad, pero ahora, como la demora es tan larga en algunas especialidades, yo creo que es que no se atreven a enviarlas.

También quería que me trajerais formación continuada con los especialistas a los que derivo mis pacientes; porque actualmente la mayor parte de las sesiones de formación en el centro de salud son charlas que organizan los laboratorios, y ya sabemos cuáles son sus intereses. Organizar interconsultas periódicas en el centro de salud y comunicación directa con Especializada dinamizaría sobremanera la calidad de la atención al paciente. Evitaríamos muchas de las derivaciones que hacemos actualmente, el paciente sería atendido de forma más rápida, nos ayudaría a solucionar muchas de las derivaciones que hacemos, actualizaríamos conocimientos de forma práctica y los especialistas conocerían de primera mano la realidad de la Atención Primaria. Esto último es posible, porque ya se está haciendo con la atención al paciente pluripatológico crónicocon muy buenos resultados.

Además, os pediría que el personal directivo acudiera periódicamente a mi centro de salud a interesarse por los problemas que tenemos cada día, las deficiencias que padecemos y favorecieran las actuaciones necesarias para impedir que el centro de salud vuelva a ser otra vez un ambulatorio, que es en lo que se está convirtiendo.

Por último, me parece imprescindible garantizar el futuro de la Atención Primaria, fidelizando a los médicos residentes de Familia que acaban, ofreciéndoles trabajo estable en los centros de salud, en vez de contratos precarios o plazas de médicos de área cuando consiguen aprobar una oposición.

Perdonad que la lista de peticiones sea tan larga, pero os aseguro que son todas imprescindibles para poder atender a mis pacientes con la mayor calidad posible y que la Atención Primaria tenga el futuro que todos deseamos.

Generoso Gómez Cruz

Publicado en Salud a Diario

13 diciembre, 2018

About Author

gene